Bitácora

“Voy y vuelvo”: la pausa obligada de Chancho en Piedra

“Los amigos se establecen por afinidades humanas. O sea que los escritores son mis amigos no por ser escritores, si no por esa conexión especial que uno siente respecto al otro”, esa frase del escritor colombiano, Gabriel García Marquez, puede usarse para resumir la razón del presente (¿y futuro?) de la banda nacional Chancho en Piedra.

Tras la salida de Pablo Ilabaca, fundador y guitarrista, en abril de 2018, el conjunto de funk/rock no fue el mismo. Si bien, se reforzaron con otro músico de elite, como lo fue Cristián “C-Funk” Moraga, la esencia marrana se perdió. Se fue un amigo, el genio, el creador de letras y música. El que una vez, en el Teatro Caupolicán, en el icónico concierto “El Gran Circo de los Hermanos Chancho Piedra” (1999), sostuvo que “tocaremos hasta que tengamos 80 años”.

Si bien, el grupo siguió haciendo conciertos y giras exitosas, perdió la chispa. El último disco fue lanzado en agosto de 2016, hace ya bastante tiempo. Estaban con piloto automático. En cambio, Pablo Ilabaca siguió con sus proyectos: 31 Minutos, Pillanes (junto a su hermano Felipe y los hermanos Durán de Los Bunkers), realizando música para obras teatrales, formando parte de la Cantata Rock Santa María; y teniendo proyectos personales (Jaco Sánchez, Pablo Ilabaca y Hermanos Ilabaca).

La carrera de Chancho en Piedra fue meteórica. Sin exagerar, se podría decir que es el grupo que más gente mueve en Chile, traspasando generaciones. Fueron invitados dos veces el Festival de Viña del Mar, siendo su mayor apogeo a comienzos del año 2000.

Chancho se dio a conocer con el disco “Peor es Marcas Lauchas” (1994). Pero con la salida de su segunda plaza “La Dieta del Lagarto” (1997) rompieron todos los records. Además, coincidió con sus primeras salidas al extranjero. Se pensó que ahí comenzaría la carrera internacional del cuarteto. Pero no fue así. Apostaron por la localía. En Chile obtuvieron los frutos suficientes. Firmaron un contrato con Sony Music y sacaron el disco más vendido: “Ríndanse Terrícolas”. “El éxito les sonreía…”, como dice la introducción de la canción “Mea Chucha”.

La parafernalia y las grandes presentaciones siempre fueron el sello distintivo de la banda. Y uno de los puntos altos de esas actuaciones, ocurrió en octubre del 2000 con el lanzamiento de su cuarto trabajo: “Marca Chancho”. Un repleto Velódromo del Estadio Nacional les dio la bienvenida. El cuarteto, disfrazado de cocineros, deleitaron a la fanaticada por más de dos horas.

En 2002 llegó “El Tinto Elemento”. Por ese tiempo, Pablo Ilabaca ya incursionaba en su carrera solista. En 2005 editó su primer disco, Jaco Sánchez y Los Jaco. A eso se sumó su colaboración en las canciones del programa de televisión 31 minutos. Pero ese mismo año Chancho en Piedra sacó a la luz “Desde el Batiscafo”, el sexto disco de estudio. Por el momento, el músico dividía su tiempo.

“Otra cosa es con guitarra” (2011) y “Funkybarítico Hedónico Fantástico” (2016), fueron sus últimos trabajos en estudio. Pero llegó el fatídico 2018 donde Pablo Ilabaca dejó a sus amigos de la infancia, a sus compañeros de colegio, para seguir desarrollando su faceta solista. La gira de despedida por todo Chile fue total. Y el episodio final en el Movistar Arena tuvo de todo. ¿Habrá segunda parte?

Relacionado:

Kuervos del Sur estrena su nuevo video junto a Alain Johannes

Rodrigo Bravo

Músicos argentinos firman en contra del desfinanciamiento del INAMU

Rodrigo Bravo

Docente y músico argentino pudo cantar con Gustavo Cerati gracias a la IA

Rodrigo Bravo

1 comentario

Toño Corvalán: “Quedamos con la espina clavada de tocar en Europa” - Piratas del Rock noviembre 10, 2023 at 1:25 pm

[…] Corvalán no aclara ni desmiente que la salida de Pablo Ilabaca en el 2018 haya sepultado la vida de Chancho en Piedra. El guitarrista hace rato colaboraba con otras […]

Responder

Deja un comentario